Pero luego de la reunión que sostuvieron en la sede de la avenida 9 de julio, la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley con referentes de los movimientos sociales reafirmaron su «vocación por el diálogo» ante la crisis económica, aunque los invitados no descartaron de nuevas protestas.

«Hay una coyuntura que se ha agravado en todos los merenderos y comederos. Le dijimos que tenemos necesidades urgentes, y lo que nos ofrecieron es insuficiente», afirmó a LA NACION Juan Carlos Alderete, de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), al término de la reunión, de la que participaron también las organizaciones como Barrios de Pie y el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL). También fue de la partida el obispo de Merlo-Moreno, Fernando Maletti, cercano a los movimientos sociales.
Desde el Gobierno, en cambio, la visión de lo ocurrido fue otra. «Fue una buena reunión, de un diálogo que nunca se cortó», afirmaron cerca de Stanley. Cerca de la ministra confirmaron que el bono de $3000, mencionado por algunos medios «nunca estuvo en los planes» del ministerio. Y aclararon que el aumento de $500 en los planes sociales se daría en dos cuotas, a partir del mes próximo. La ayuda alcanzaría únicamente al medio millón de personas que reciben ese auxilio y excluiría a los beneficiarios de la asignación universal por hijo (8 millones de personas, aproximadamente).

Fuente-La Nación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here