El senador justicialista José Mayans protagonizó un crece palabras con su jefe de bloque, Miguel Pichetto.

El intercambio se originó luego de que expusiera, María de los Ángeles Carmona, ginecóloga y representante del Consejo Superior del Colegio de Médicos de la Provincia de Buenos Aires, quien sostuvo que «la objeción de conciencia no debe ser plasmada en ningún registro público».

Carmona criticó «el no permitir ejercer la objeción de conciencia cuando el médico sea el único disponible». Y agregó: «Los médicos no podemos trabajar bajo amenaza de cárcel. Debemos preservar la libertad de conciencia».

Pichetto le salió al cruce: «La ley se queda corta. En el sector público no podría haber ningún tipo de objeción de conciencia. Si trabaja en el sector público está obligada a cumplir la ley».

El senador también hizo una cerrada defensa del proyecto al indicar que «no va a haber más interrupciones del embarazo porque esté la ley, va a haber más garantías» y pidió que los médicos y los representantes del Estado «tengan una mirada más amplia, más humana».

Todos los senadores que se oponen a la legalización del aborto cuestionaron a Pichetto por «carear» a una expositora y dar «una opinión personal».

Fuente: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here