El operativo del Ministerio de Transporte de la Nación, cuyo objetivo es garantizar una circulación segura en el periodo vacacional, es realizado en conjunto con Gendarmería Nacional, Prefectura, las agencias de seguridad vial provinciales, las policías viales y las direcciones de tránsito locales.

En Tucumán, Transporte de la Provincia ya desplegó su plan con tres controles fijos en la ruta 307 y móviles en algunas rutas nacionales y en otros puntos de mucha concurrencia.

“He pedido a la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ASNV) que instale bases en el ámbito de su competencia, como lo son las rutas nacionales problemáticas: la 9, la 157 y la 38 en sus dos variantes (traza nueva y vieja). No hemos tenido éxito, por lo que controlaremos nosotros con los pocos recursos humanos que tenemos para dar esa cobertura”, comentó Benjamín Nieva, secretario provincial de Transporte y Seguridad Vial.

Por otra parte, el funcionario celebró y se lamentó de dos aspectos de las rutas nacionales. Por un lado, sostuvo que de a poco se va poblando el mapa con la tolerancia cero al alcohol en conductores y por otro, le preocupa el deterioro y la poca atención que reciben esos caminos, además de la falta de obras viales nacionales en Tucumán.

Vale recordar que según las leyes nacionales, la máxima velocidad en ruta no debe superar los 110 km por hora; en autopistas el máximo es de 130 km/h y en avenidas, 60 km/h. “Por ejemplo, hemos visto autos que circulaban en la avenida Perón a 120 km/h y medimos en rutas con cinemómetro vehículos que andaban a más de 220 Km/h. Hay un exceso de velocidad del 40%. Es el nuevo gran problema de Tucumán”, añadió.
Más de 650 fiscalizadores y unos 250 móviles están desplegados en diferentes puntos turísticos y estratégicos de Argentina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here