La boleta del servicio de energía eléctrica tendrá un incremento entre un 20% y un 25%. El valor dependerá de la potencia que requiera la vivienda y, por ende, la categoría que revista el usuario del servicio.

Los casi 500.000 usuarios del servicio de electricidad de la provincia deberán afrontar otro incremento en la factura que, según cálculos de la provincia y de la empresa distribuidora, sería de entre un 20% y un 25%. El reajuste se origina en el denominado “pass trought”, es decir, la obligación de pasar el mayor costo de la energía al usuario.

El costo mayorista de la electricidad y del transporte son definidos por la administración nacional. Representa entre el 60% y el 70% del valor total de la factura que cada usuario del servicio eléctrico recibe en su domicilio.

La determinación del incremento dependerá de la potencia que requiera la vivienda y, por ende, la categoría que revista el usuario del servicio.

Una mayor demanda en el inicio del verano

1- Con temperaturas levemente inferiores a las de diciembre de 2017, el mes pasado presentó un marcado descenso de la demanda de energía eléctrica del 10%, según la Fundación para el Desarrollo Eléctrico.

2- Según Fundelec, durante los 12 meses de 2018, la demanda de clientes residenciales, comerciales e industriales cerró con un incremento de apenas el 0,2% respecto de igual período de 2017.

3- El uso de los equipos de aire acondicionado se ha potenciado durante el primer mes de este año, debido a las elevadas temperaturas. Esto será gravitante en la boleta del servicio de electricidad.

Fuente: La Gaceta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here