En las últimas horas detuvieron a dos sujetos que momentos antes habían intentado asaltar una despensa ubicada en el paraje de Rodeo Grande, en la comuna de Choromoro, departamento Trancas, Tucumán.

Desde el Ministerio Público Fiscal (MPF) se informó que, a través de la Fiscalía Especializada en Robos y Hurtos IV, a cargo del doctor Arnoldo Suasnábar, se procedió a la detención de dos personas.

Uno de los detenidos era buscado por un robo registrado meses atrás en un domicilio en Yerba Buena. Una de las armas secuestradas por la Policía de Tucumán, había sido sustraída a la víctima de ese hecho.

El pasado lunes cerca de las 14.00 horas, dos individuos llegaron a bordo de una motocicleta hasta una despensa atendida por un matrimonio de septuagenarios. Según consta en la causa, estas personas compraron una gaseosa y se quedaron a consumirla a pocos metros del negocio.

Cuando los propietarios del establecimiento se retiraron, estos sujetos ingresaron nuevamente al negocio y le pidieron a un familiar de los dueños que les guardara la gaseosa. Al rato, regresaron para pedir que les devolviera el envase.

En ese momento, los delincuentes exhibieron armas de fuego y amenazaron de muerte al encargado, quien escapó y se encerró dentro de la propiedad.

Los gritos de auxilio de la víctima alertaron a los vecinos, que salieron a ayudarlos. A partir de los datos recabados en la escena, los uniformados fueron tras los pasos de los sospechosos.

La búsqueda dio resultado momentos más tarde, cuando lograron ubicarlos cuando se daban a la fuga por la ruta provincial 312, donde fueron interceptados y reducidos a la altura del kilómetro 3.

Antes de ser atrapados, y al advertir la cercanía de los uniformados, el sujeto que viajaba como acompañante a bordo del rodado, arrojó un parlante portátil. Cuando los uniformados levantaron el artefacto, advirtieron que era muy pesado. Al desmontarlo, descubrieron que en su interior había dos armas de fuego, con los cargadores completos y otras 40 municiones.

La instrucción de la causa estuvo a cargo de la doctora Karina Suárez, quien al cotejar los datos de las armas incautadas (dos pistolas, calibre 9 y 40 milímetros) advirtió que una de ellas había sido sustraída meses atrás a su propietario, en un hecho registrado el 27 de marzo pasado.

La banda de asaltantes ingresó a un domicilio ubicado en calle Santo Domingo al 600, en el barrio Marti Coll, en Yerba Buena. Mientras el dueño de casa y sus hijos descansaban, los malvivientes se apoderaron cinco bicicletas todo terreno, utilizado para competición; además un arma de fuego y otras pertenencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here