Los referentes del movimiento anunciaron que este jueves realizarán la marcha.

La situación económica no da tregua y la inflación en los alimentos es el principal motor de la pérdida de poder adquisitivo en los hogares de menos recursos. A pesar del virtual congelamiento del dólar desde octubre de 2019, el aumento general de los precios no se detiene y desde diciembre suma más de 10% con el rubro alimenticio picando en punta y superando el nivel de inflación general.

Ya el saldo del 2019 dejó una amplia diferencia entre la inflación general (52%) y la de los alimentos (63%) y este verano no parece quedarse atrás ya que se estima que el aumento del precio de los alimentos rondará el 7% dos puntos por encima de la inflación general.

Este hecho se lleva por delante los esfuerzos de contener la situación social que implican el Plan contra el hambre y otras medidas impulsadas por el Gobierno Nacional, generando que los recursos que se destinan a la compra de alimentos para los hogares de menos ingresos terminen en los bolsillos de empresarios con poco sentido de la solidaridad.

Es por eso que este jueves 30 de enero vamos a marchar a la puerta de los supermercados para entregarle a los gerentes un pedido de comprensión y solidaridad. Los formadores de precios tienen que poner de su parte y estar a la altura de las circunstancias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here